Bienvenidos

ESTE BLOG ESTA CREADO CON LA FINALIDAD QUE PUEDAS TENER ACCESO A INFORMACIÓN QUE DICE RELACIÓN CON EMERGENCIAS CON PELIGRO PARA LA VIDA Y EMERGENCIAS COMUNES:
HEMORRAGIAS EXTERNAS
HEMORRAGIAS INTERNAS
INSUFICIENCIA RESPIRATORIA
ATAQUE CARDIACO
ATRAGANTAMIENTO
FRACTURAS
QUEMADURAS

jueves, 10 de septiembre de 2009

PARO CARDIORESPIRATORIO

Es la interrupción súbita y simultanea de la respiración y del funcionamiento del corazón.
 
ALGUNOS CAUSAS DE PARO CARDIORESPIRATORIO SON:

  • Infarto cardiaco.
  • Shock.
  • Asfixia por inmersión.
  • Asfixia por gases tóxicos.
  • Asfixia por gases y ahorcamiento.
  • Cuerpos extraños en las vías respiratorias

El manejo básico del paro cardiorespiratorio, tiene como objetivo proveer al organismo de una oxigenación de emergencia, hasta que un tratamiento médico más adecuado y definitivo pueda restaurar las funciones cardiacas y respiratorias normales.

PROCEDIMIENTOS
Garantice la seguridad del reanimador y de la victima.
Determinar la inconsciencia.
Llamar al servicio de emergencia local.
Vía aérea: En la víctima inconsciente los músculos que sostienen la lengua se relajan permitiendo el desplazamiento posterior de la lengua.

PERMEABILIZACION DE VIA AEREA
Maniobra cabeza atrás – mentón arriba.


















Maniobra levantamiento del mentón.




 











RESPIRACION

Determinar la ausencia de respiraciones: MIRAR, ESCUCHAR Y SENTIR.


El reanimador simultáneamente debe; mirar el tórax, escuchar el aire espirado y sentir el flujo del aire. Esta valoración debe ser breve (10 seg.).






Si el paciente no respira debe iniciar la respiración asistida, para ello el reanimador debe inflar adecuadamente los pulmones de la víctima con cada respiración, y estas deben aplicarse con frecuencia de 10 por minuto.

El auxiliador, arrodillado a la derecha del paciente, al mismo tiempo que mantiene abierta la vía aérea del paciente con la maniobra cabeza atrás -mentón arriba, el reanimador cierra las fosas nasales con el pulgar e índice de la mano colocada sobre la frente, evitando así el escape de aire por la nariz de la víctima.

El reanimador inspira profundamente y pone sus labios alrededor de la boca de la víctima, creando un sello hermético.

El reanimador debe tomar aire luego de cada insuflación, y cada insuflación debe tener el volumen suficiente para hacer que se expanda el tórax.

Una ventilación adecuada se constata al; observar en la víctima que el pecho sube y baja, escuchar el aire exhalado y sentir el aire espirado en la mejilla.

Se deben administrar dos respiraciones de 1,5 segundos cada una. Las respiraciones se realizan con una velocidad de flujo inspiratorio lento, dejando tiempo para la espiración completa entre respiración y respiración.

Si fracasan los intentos iniciales parra ventilar a la víctima, se debe reposicionar la cabeza para despejar la vía aérea. La causa más frecuente de obstrucción de la vía aérea en una persona inconsciente, es la posición incorrecta del mentón y la cabeza con caída de la lengua hacia atrás.

El paro cardíaco se reconoce por la falta de pulso en las grandes arterias de la víctima inconsciente. Se debe palpar el pulso a nivel de la carótida.

COMPRESIONES TORACICAS
La técnica de compresiones torácicas consiste en aplicaciones rítmicas y seriadas de presión sobre la mitad inferior del esternón.

El paciente debe estar acostado de espalda sobre una superficie dura.

Coloque el talón de la mano dos dedos por sobre la parte inferior del esternón y la otra mano encima de la primera de tal manera que se encuentren paralelas la una con la otra. Esto mantendrá la fuerza principal de la compresión sobre el esternón, disminuyendo las posibilidades de fracturas costales.

Los codos deben estar fijos, los brazos rectos y los hombros del reanimador colocados directamente sobre las manos, de tal forma que la fuerza de cada compresión se dirija directamente sobre el esternón.

El esternón debe deprimirse aproximadamente 1/3 del diámetro anteroposterior del tórax.

Se debe soltar por completo la presión y permitir el regreso del pecho a su posición normal.

No se deben retirar las manos del pecho, ni cambiar en nada su posición por el riesgo de perder la posición correcta de las mismas.

Se deben realizar 15 compresiones con una frecuencia de 100 por minutos.

En caso de dos operadores la relación será 7 masajes y una respiración.

Luego de cuatro ciclos de compresiones y ventilaciones (15:2), el examinador debe evaluar al paciente buscando la aparición de pulso carotideo y la respiración.

Se denomina posición de recuperación a la postura en la cual se coloca la víctima que se recupera de RPC,  pero que aún esta inconsciente.

La posición recomendada es la postura lateral sobre el lado derecho. Esta postura no debe emplearse en pacientes traumatizados en los cuales se sospecha lesión cervical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada